Eres el lector número:

Facebook

domingo, 26 de marzo de 2017

Un mundo feliz




Primera Edición: 1932

Distopía

Primero edición en la colección: "Sepan cuantos...", 1990


Desimonovena edición, cuarta reimpresión, 2014


Sexta reimpresión: 2016


ISBN: 970-07-6758-2
Páginas: 223







Este ejemplar, reúne dos libros, las primeras 140 páginas sobre "Un mundo feliz" y posterior a esto los ensayos de "Retorno a un mundo feliz"


En esta reseña hablaremos sólo de la primera parte,


Me gustaría iniciar planteando una interrogante:




¿Es preferible vivir en un mundo privado de libertades donde se es feliz… o ser libre en un mundo desdichado


Huxley nos muestra a través de su obra (posiblemente la más popular) una distopía gobernada por el capitalismo totalitario, en donde los ser humanos dejan de ser individuales y pasan a formar parte de una comunidad estable en la que, como dicen los personajes “todos pertenecen a todos”.
En este “mundo feliz” se ha eliminado la cultura, la literatura, las diferencias entre las personas, y la vida social se rige por normas de convivencia poco convencionales en nuestros días, dónde las personas son programadas para ser consumistas de los productos que fabrican las grandes empresas.   


“Entre más remiendo más pobre me siento, es mejor desechar que tener que remendar”


Indirectamente la mayoría de los personajes se pasará la vida “drogado” con soma, una especie de medicamento que se toma para ser feliz, y todo cuanto harán se verá regido por versos que les fueron enseñado desde pequeños.

Los seres de este nuevo son nacidos en laboratorios, no existen las familias y ser madre es considerado una aberración, sin embargo, el sexo es visto como algo bueno y se les enseñe a los niños desde pequeños que los juegos eróticos son normales, y que, si un hombre quiere tener a una mujer, sólo le basta con pedirlo, y ella accederá de manera sencilla a acostarse con él.
Sin embargo, pese a que las diferencias, se supone, han sido eliminadas, existen las castas, dónde cada embrión criado en laboratorios pertenecerá en un futuro a una de estas castas, tenemos pues, desde Epsilones, siendo estos los más bajos de la cadena, hasta los Alfa, siendo los de mayor rango los “Alfa más”, cada rango viste de un particular que lo distingue, y tiene diferencias físicas que les hacen notar en que categoría se encuentran, por ejemplo, los epsilones por ejemplo, son enanos, y por lo general se dedican a “servir” a los Beta, a los Alfa, y en general a todo el que se encuentre por encima de él, entre más alto te encuentres dentro de la cadena, mejores son tus características físicas, y mayor es tu inteligencia, así como tu grado de responsabilidad para con la sociedad.
Entonces… realmente no son todos iguales en este “nuevo mundo” si no que se complementan con sus diferencias para crear una sociedad “perfecta”.

La verdadera aventura comienza cuando Marx Bernard, viaja a lado de Leninia a una reserva de salvajes, (gente que se rige por las normas de convivencia primitivas, tienen hijos, se casan, creen en religiones etc), y ahí conocerán a dos personajes muy particulares que nos harán replantearnos si la comunidad es realmente feliz o sólo cree que es feliz.

En teoría, el libro nos trata de demostrar que cuando dejamos de ser libres, perdemos parte de lo que nos convierte en humanos, sin embargo, actualmente el objetivo de la mayoría de las personas es “ser feliz” y para lograrlo, necesitan esclavizarse al sistema, para estudiar, trabajar, tener una casa y estabilizase económicamente, después de todo esto… ¿podrán ser realmente felices? O ¿Continuarán viviendo apegados a un sistema, que les dice que tienen que ser felices y las da las bases de cómo deben ser felices?

Este libro es 100 % recomendado si te gustan las distopías, creo que esta es una de las mejores, pues la perspectiva que Huxley le da a su mundo ficticio no dista mucho de la realidad, se puede decir que actualmente nos encontramos en el limbo, entre las reservas de salvajes y la comunidad estable, pues seguimos teniendo nuestras costumbres, pero vivimos atados a un sistema, que nos dice indirectamente que para ser felices debemos consumir y consumir y nunca dejar de hacerlo, en “Un mundo feliz” esta idea es inserta a través de repticiones de versos, en la vida real nos bombardes a todos horas del día, con comerciales, panoramicos y toda clase de publicidad que nos muestra como las personas son "felices" adquiriendo pertenencias y tratando de mostrar una superioridad frente a sus semejantes.

Me encantaría leer sus respuestas a la pregunté que formulé al inicio... 

Besos... y si llegaste hasta aquí, GRACIAS POR LEERME.



REGALANOS TU LIKE

COLABORA